En Europa los usuarios, culturalmente tienen una mayor conciencia sobre la privacidad en el ciberespacio; además de estar respaldados por una legislación que protege y potencia la seguridad