La conectividad celular ha ampliado el mundo: rompe barreras de cómo nos comunicamos con la gente, las formas en que colaboramos y trabajamos, y cómo disfrutamos y pagamos